lunes, 10 de agosto de 2015

Capítulo 57

Y por fin llego con el capítulo. ¡por fin! No quiero mirar los meses que llevo sin escribir porque me da vergüenza  jajaja
Bueno, os dejo ya.


Aunque Angy ya había alcanzado la superficie tenía los sentidos muy nublados, abrió la boca y trago grandes bocanadas del aire que aún le faltaban. Poco a poco empezó a darse cuenta de que alguien le estaba sujetando para que no se hundiera.
También escuchó las voces de sus compañeros... pero no entendía lo que decían. Se apoyo sobre el hombro de su benefactor. Estaba demasiado aturdida y el susto la había hecho olvidar cómo había acabado allí.
-Bésala, bésala, bésala, bésala, bésala...
-¿Estás bien? -preguntó una voz muy cerca de su oreja, el corazón le dio un pequeño vuelco de pronto sin explicación alguna.
-Bé-sa-la, ¡bésala!, bé-sa-la, ¡Bésala! -él tomó aire y lo soltó:
-¿¡OS PODÉIS CALLAR DE UNA VEZ!? -todos se quedaron obedecieron sobrecogidos mientras el chico acabó la frase con un par de maldiciones más. Entonces Guille dijo:
-Callarnos a lo mejor, pero no nos iremos sin un beso. -todos asintieron al unísono.
No sabía como actuar, hacer lo que le pedían era vergonzoso... quizás, con un poco de intimidad... porque no se podía engañar, la chica le llamaba la atención desde hacía tiempo, ¿desde que se conocieron tal vez?
Ella por su parte también sentía las mejillas sonrosadas pero la gente le interrumpía.
-Necesitan un empujón. -reflexionó Ellyon.
-Lo que necesitan es intimidad. -dijo Handrea que había vivido la escena en sus propias carnes, solo que ella sabía que Guille no la dejaría sino hacía lo que el crío quería.
-Capitán. -dijo Akiiro como si fuera una marinera. -Debemos alejarnos. -el tuvo que reflexionar unos instantes pero no tardo en dar un suspiro.
-Vale. -dijo Guille. -Nos alejamos un poco, pero usaremos los catalejos... ¿Akiiro?
-¿QUÉ CAPITÁN? YO, SOY, LA CAPITANA. -En ese momento Akiiro cayó de la borda a manos de Lina.
-En fin. -soltaron todos con una gota en la cabeza.
-¡Socor...! ¡Socorro! ¿Por qué a mi? -chillaba Akiiro mientras intentaba mantenerse a flote.
-¡La cámara...! -gritó Julie y entre dientes para que no se la oyera mucho, pero se notaba que estaba nerviosa. Todos se giraron haber que le pasaba y descubrieron finalmente a la pareja besarse.
-¡KYAAAAAAAAAAA! -soltaron todos de la alegría mientras Guille cogía los mejores planos.
-Pero que pesados podéis resultar. -suspiró Caleb.

...

-¡Siguiente pareja! -gritó Ellyon cuando Angy, Akiiro y Caleb subieron a la borda.
-Hoy va a ser un día muy redondo, ¿eh? -le dijo Handrea a Guille.
-Debería cobrar por esto, no creo que nadie vaya a conseguir lo que voy a hacer hoy. -señaló Guille. -¡Quiero mi Guinnes!
-Lo que me resulta curioso aún es que sepas tanto. -murmuró Angy envuelta en toallas. -Quiero decir, ni siquiera yo me había percatado del todo, ¿cómo narices te das cuenta? -Guille se limito a mostrar una sonrisa orgulloso.
-Oye. -comentó Julie mientras miraba el catalejo. -¿Entraba en los planes que Harley y Mime ya estuvieran en la costa? -Guille la miró durante unos segundos.
-¿¡Cómo!?
-Vaya, parece a alguien le han frustrado los planes. -comentó Handrea.
-Eso me pasa por llevar a Harley a su elemento. -maldijo él. -Tenía que haber juntado a la otra pareja. -Todos miraron a Ellyon instantáneamente ya que ella era la única sin pareja en aquel barco.
-No estoy enamorada. -dijo con un leve sonrojo.
-Eres muy difícil. -se limitó a decir Guille. -menos mal que hicimos aquella acampada.
-Según como se mire. -comentó Angy aunque no entendía muy bien a qué se refería el chico.
-¿Entonces vamos a la costa? -preguntó Akiiro, esta vez cuidando de que Lina no estuviera detrás.
-No. -repuso él.
-Aún nos queda Lucy. -dijo Lina. -Tenemos que ir hasta allí, haber si se van a ahogar como Angy. -dijo echándole una mirada a Guille.
-Sólo quería añadir dramatismo. -se limitó a decir él. -Tranquila, las demás tenían un poco más de oxígeno.
-¿Y yo no? -dijo Angy frustrada. -¡Casi me muero!
-No te puse más oxígeno porque era la que más cerca estabas y a la primera que íbamos a ver. -repuso Guille. -lo siento, mi dinero es escaso.
-Ya, ya... -susurró Handrea.

...

Mientras tanto Axel se esforzaba por llegar hasta Lucy que era la que más lejos estaba de las tres. Estaba dispuesto a salvarla pero no ha darle un espectáculo a los otros, porque ya conocía demasiado bien a sus vecinos.
Buceó durante largo rato hasta visualizar el poste. Pero no la encontró y entró en pánico. Miró a los alrededores, pero no había nada en aquel paisaje azul. Se puso más nervioso pero entonces reparó: ¡las cuerdas! Debieron desatarse dejando caer a Lucy suavemente al fondo marino. Empezó a bucear todo lo rápido que puso hasta la oscuridad.

...

-No aparecen. -observó Julie notablemente preocupada.
-Guille la has liado. -dijo Lina mientras miraba el fondo. -¡Pero, qué...!
-Esperemos un rato más. -dijo Guille mientras Lina acababa en el agua a manos de Akiiro. Un par de minutos pasaron, pero no ocurría nada, él miraba su reloj: aún les quedaba oxígeno, ¿entonces?
-Mira, Guille, voy a mirar, si la veo... -Lina estornudó- Si la veo y Axel no está la rescato.
-Pero Lina, ¿y si Axel viene al final...? -dijo Ellyon preocupada. -No sabrá que ha ocurrido.
-Bueno, voy a ir a mirar igualmente. -dijo Lina.
-Espera, toma esto. -dijo Handrea dándole una cámara submarina. -Por si acaso.
Lina se sumergió, a pocos metros estaba el palo pero no encontró a nadie allí. ¿Ya se habrían ido? Su cara se relajó, pero justo cuando iba a emerger vio a Axel. Quiso lanzar una exclamación pero aún tenía dos dedos de frente para no abrir la boca en aquel húmedo lugar. En vez de eso, fue hasta él y vio que sujetaba a otra figura humana: Lucy. Buceó todo lo rápido que pudo y le ayudó a subir a la superficie.
-¡Están ahí! -gritó A.J cuando los vio. Todos dirigieron la mirada al mar y suspiraron al ver a Axel.
-¿Y Lucy? -preguntó Akiiro mientras les ayudaban a subir.
Pero Lucy estaba bien, ni siquiera se había perdido la inconsciencia, lo que pasaba es que las cuerdas se habían liado en torno a su cuerpo y le había impedido nadar.
-No es mi mejor nudo. -comentó Guille a la vez que desataba a Lucy.
-¡Casi...! ¡Casi me muero! -gritó ella cuando se hubo quitado el traje de buceo.
-Bien, ya somos dos. -comentó Angy. -Al menos no te quedaste sin oxígeno.
-Hombre, pero debió ser muy agobiante ver como caes al fondo del mar como una piedra. -reflexionó Lina. Cogió una toalla y se la enrosco al cuerpo. -Hubiera estado bien que Jude estuviera aquí para calentarme. -susurró mientras titiritaba.
-Oh, tranquila, ya tendrás tiempo para eso. -dijo Guille con una sonrisa de oreja a oreja. -¿Lucy? - dijo al reparar en ella, se notaba que estaba bastante enojada.
-Alguien la ha hecho enfadar. -comentó Handrea pícara.
-Para no estarlo. -soltó Angy. -Al menos no te han obligado a besarte con Axel. -los dos la miraron.
-¿Qué?
-Nada.
-¿Entonces vamos a tierra? -preguntó Ellyon.
-Claro, aún hay que buscarte novio. -contestó Handrea.
-Y aquí no esta desde luego. -añadió Guille. -A menos que quieras meterte en un triángulo amoroso.
-¡No! -soltaron algunos.
-¡Chicos!
-Oh, es Mime. -comentó Julie. ¡Mimeeee!
-¿¡Ya te has besado con Harley!? -gritaron Lina y A.J.
-¿¡Qué!?


Y hasta aquí por hoy porque la vaguería me puede. En fin, espero que hayáis disfrutado con el capítulo y muchas gracias por ser tan pacientes... Espero, poder publicar el siguiente este mismo mes... a no ser...

domingo, 12 de julio de 2015

Resumen

¿Holaaaaaaaaaaaa? ¿Alguien? En serio, ¿cuando fue la última vez que publiqué algo?

Pero como prometí, voy a terminar esto, no el FFI que estoy haciendo porque sino se hará eterno, sino con todas las historias de aquellos que accedieron a participar en el fanfic y de quienes estoy muy agradecida.

Aunque, claro, ya ni siquiera me acuerdo por dónde íbamos, así que hoy voy a hacer un resumen muy muy resumido de lo más importante. Y pronto el próximo capítulo, ¡lo prometo!


...
Tras la derrota del Raimon en la finales del Fútbol Frontier, Lina cambia de colegio donde conoce a A.J, Julie, Handrea, Guille, Angy, Lucy y Akiiro. Ellos son algunos de los chicos que juegan en el Phanters FC, el nombre que le dan al equipo cuando se les informa que van a jugar en el Fútbol Frontier Internacional.

Allí comparten su representación de Japón con el equipo Inazuma Japan. Ganan su primer partido y rescatan a los coreanos cuando algunos de estos quedan atrapados dentro del albergue que había explotado. ¿Quiénes fueron? El equipo deja ese tema un lado mientras algunos acaban enamorándose de sus contrincantes y a la vez amigos.

Inazuma Japan también ganó su partido, adoptaron a un gato que se convirtió en la mascota del equipo, inventaron la OAN (un grupo que trata de emparejar a todos los miembros de los Phanthers), nuevas jugadoras y venían noticias buenas de grandes eventos como conciertos y viajes. 

Sin embargo, las noticias buenas se convirtieron en malas. Un buen día, todos decidieron acampar una noche, pero acabaron siendo presas de aquel grupo que había volado el albergue coreano. No se enteraron de nada, pero cuando despertaron en el hospital al día siguiente se dieron cuenta que algo iba mal: eran incapaces de realizar sus técnicas.

Además, la noticia de que quizás el FFI iba a ser suspendido estaba cada vez más presente, los grandes eventos se suspendían y los ánimos caían.

Hoy, Guille ha conseguido distraerlos juntando a tres parejas más a la vez. ¿Conseguirán saber quienes son los culpables de todo? Quizás dentro de una década. xD



jueves, 4 de septiembre de 2014

Capítulo 56

¡Buenas a todos! Después de tantos meses no sé si recordaréis de que va este fic, pero bueno... hoy, por fin, (y ya era hora) me he animado a publicar un capítulo más, así que espero que os guste. :D


-¿Y sí interrogamos a todos los equipos?
-Na, eso es perder el tiempo, tenemos que averiguar dónde está la base de los tipos extraños.
-¿Qué tipos extraños? ¿Qué base?
-Haber, no hay que ser muy listo para darse cuenta que hay un grupo loco intentando destrozar el torneo. -todos debatían mientras recorrían la calles de la isla, parte de ellos habían ido a hablar con los organizadores, otra parte investigaba en los alrededores del área coreana donde se produjo el primer atentado, otros en el bosque, buscando restos que les pudieran servir como pista.

...

-¡Señor-organizador-del-fútbol-frontier-internacional! -llamó Lina. -Tiene que entender que nos encontramos en una situación crítica.
-¿Y me tiene que venir una niña a recordármelo? -resopló el Señor-organizador-del-fútbol-frontier-internacional.
-No, no hablo del torneo ni de la seguridad de la gente, sino de NUESTRO partido. Cómo vayamos al campo de fútbol en estas condiciones nos van a machacar como algo que se machaca.
-Lina, por favor. -susurró Jude avergonzado.
-¿¡Pero es verdad o no!? -saltó ella.
-Mira, niña, sé que para ti es un sueño poder jugar en este torneo, pero los gobiernos de los países participantes se han alterado muchísimo con el incidente del albergue coreano, el argentino y ruso, además del ataque a los equipos de Japón en el bosque.
-¿Más albergues han estallado en pedazos? -preguntó Nathan atemorizado.
-Debió ocurrir mientras estábamos en el hospital. -reflexionó A.J.
-Sí, estos últimos días han sido un caos, hemos tenido que suspender las actividades y conciertos que vosotros mismos nos habías sugerido hace poco y muchos equipos se han retirado del torneo y será mucha suerte si el FFI sigue en pie hasta vuestro próximo partido, así que por favor, os ruego que os vayáis y preparéis las maletas para volver a casa.
-¿Pero no íbamos a ir a España durante un tiempo mientras vosotros arreglabais la situación? -soltó Ellyon. Aquello eras demasiadas noticias malas en un sólo día, todos los presentes se sentían profundamente decepcionados. ¿Cancelar la FFI? Eso era intolerable y desde luego que no lo iban a permitir, desde luego que no.
-¿Y sí se logra capturar a los culpables? -comentó Akiiro.
-Bueno, supongo que se podremos celebrar una final. -contestó Señor-organizador-del-fútbol-frontier-internacional. -Pero no quiero volver a insistir para que os vayáis.

...

-¿Y eso es lo que os dijo? -preguntó Angy cuando todos se habían reunido de nuevo. -Pues menuda noticia.
-Ya ves. -comentó Andrea sin saber que más decir.
-Mejor para mí. -dijo la entrenadora intentando ver el punto positivo. -Así no os veré la cara y me tomaré un descanso hasta el próximo curso.
-Con lo vieja que estás podrías jubilarte y descansar el resto de tu vida. -susurró Lina.
-Bueno, bueno, ya dejémonos de tonterías. -saltó Xavier para evitar sin éxito que la chica acabara de alfombra en el suelo. 
-Sí, tienes razón. -dijo Ellyon, y dirigiéndose al grupo que había ido al bosque otra vez añadió: -¿Vosotros conseguisteis averiguar algo?
-Excepto la hoguera apagada y montón de nubes chamuscadas nada. -contestó Mime.
-Pero mira que sois guarros. -saltó Julie.
-Ni que fuéramos los únicos que comieron nubes. -se defendió la chica.
-Entonces, ¿qué hacemos ahora? -intervino Shawn que estaba cansado de la conversaciones sin sentido.
-Yo propongo buscar la base. -contestó Mark, todos le miraron. -No me puedo quedar así de brazos cruzados mientras veo como nos prohíben poder jugar con los demás. ¿Sabéis todo lo que nos vamos a perder? Yo no me voy sin haberlo dado todo en el campo, con técnicas o sin ellas.
-Bueno, bueno, me parece un plan genial, Mark, pero ir todos serían muy sospechoso contando que los demás equipos (o los que quedan) estarán entrenando a estas horas, y mira, aún no quiero volar por los aires. -intervino Jordan.
-Vale, podéis hacer dos equipos: uno se queda y otros investigan. -propuso la entrenadora.
-De acuerdo, yo me quedo. -intervino Guille que aún no había hablado en toda la jornada. -Y necesito oque ciertas personas más también se queden conmigo para poder animar un poco el ambiente.
-Bueno, Guille ya ha planeado algo, corred por vuestras vidas. -bromeó Andrea.
-Ha decir verdad la idea la saqué de una película que Lina me obligó a ver.
-Me gusta la saga, ¿algún problema? -se defendió ella. -Además, ni que fuera mala.
-No, si yo no he dicho eso.
Cuando la mitad de ambos equipos se hubo ido a explorar una vez más la isla, Guille obligó al resto a ir a la playa.
-Lucy, Angy, Mime venid. -ordenó Guille de repente. Ellas lo hicieron y él chico les dio un traje de neopreno y una botella de oxígeno a cada una, después cogió una lancha motora y se las llevó.
-Las quiere matar. -comentó A.J un poco nerviosa al ver lo que acababa de pasar.
-En el fondo siempre supe que tenía alma asesina. -susurró Mime.
-Haber, que cosa decís. -soltó Guille ofendido.
-¿Ya has vuelto? -preguntó Akiiro.
-No lo sé, ¿tú que crees?
-Creo que se ha enfadado. -comentó Julie. 
-Perdona Guille. -se disculpó Mime.
-Ni que me hubiera afectado, tranquila.
-Será...
-Bueno. -dijo Guille está en voz alta para atraer la atención de todos. -He secuestrado a tres chicas bajo su consentimiento y las he dejado en alta mar, atadas en poste por debajo del agua, las botellas de oxígeno que les he dado solo les da para una hora. Debéis elegir entre una de ellas y rescatarla (ya que las he puesto lejos de una de otra), para cuando os hayáis puesto los trajes y todo eso os quedara media hora... ala, me voy.
-Estoy flipado. -se limitó a decir Lina mientras Guille se alejaba de la costa. Todos fueron a por el equipo y se dieron cuenta de que sólo había para tres personas, fue entonces cuando la mitad del grupo se dio cuenta de las intenciones del chico.
-Pobre Ellyon. -susurró A.J.
-¿Pobre por qué? -preguntó ella.
-Bueno, bueno, bueno. -dijo Lina, que intentaba seguir con los planes del chico. -El mejor átleta que hay aquí es Axel, así que tira pa'lante.
-*Pero qué dice está* -pensó Nathan ofendido.
-Esto.... -prosiguió la capitana.- *¿Cómo me dirijo yo a Caleb? Porque de seguro que Guille averiguó quién le gustaba, y después de lo sucedido... se pondrá a la defensiva.* -miró a Julie y le susurró muy bajo. -Ayúdame con el pelo rapado. -ella asintió y dijo:
-Esto... Caleb... tú eres el mejor estratega, así que será mejor que vallas tú en el equipo para rescatar a esas tres. 
-Ya era hora de que alguien reconociera mis habilidades. -reconoció orgulloso.
-*¿Cóoooooomo?* -pensó Jude frunciendo el ceño.
-Y por último... esto... *A quién narices elijo* -pensó Lina.
-Capitana, tienes algo pegado a la espalda.-comentó Ellyon.
-¿El qué? -se miró la espalda y se quitó el papel. -Ah, vale. -dijo cuando lo leyó. -Harley, tú que estás todo el día en el agua, arrea.
-¡Bien! Pensaba que no me lo dirías nunca. -saltó el chico. -Bueno, ahora elegimos a quién rescatamos, ¿no?
-Me parece que Axel y Caleb ya lo han decidido. -comentó Akiiro.
-Sí da igual, la cuestión es salvarlas, ¿no? -se excusó Caleb.
-*Sí, sí, qué pillín.* -pensaron todos.
-Bueno, que tengáis buena suerte. -se despidieron las chicas cuando los tres chicos estuvieron listos.
-¿No tenéis miedo de que se les agote el oxígeno a vuestras compañeras? -preguntó Nathan
-Bah, eso es mentira, seguro que tendrán hasta para medio mes. -contestó Andrea.
-Ains, que bien me conocéis. -dijo Guille.
-¿Dónde estabas? -preguntó Akiiro.
-Venga, que nos vamos a cotillear lo que pasa. -propuso él ignorando a la chica. Todos se montaron en la lancha motora de Guille y la pusieron en marcha. -¡Oye, qué como me la rompáis cobráis!
-Que sí, que sí. -dijo A.J toqueteando todos los botones.
-¿Y esto para que sirve? -comentó Julie, mientras tocaba una palanca, eso hizo que la lancha saliera a toda pastilla. A.J tuvo que virar todo lo que pudo para no chocar contra la costa mientras los demás chillaban como locos y volaban por los aires para caer al agua.
-¿¡Qué narices he dicho!? -gritó Guille mientras Julie agachaba la cabeza. Después de poner todo en orden, fueron hasta el poste donde Angy yacía. -El chico en cuestión ya debe haber llegado así que silencio, ¿eh? -Todos asintieron. Los planes estaban saliendo perfectos, además, gracias a Guille, todo el mundo se había relajado un poco y olvidaban ya las malas noticias que habían recibido aquel día... por el momento.
Mientras tanto, Angy se mantenía atada, la verdad es que Guille dijo la verdad cuando comentó que las botellas sólo durarían una hora y empezaba a notar que la suya estaba a punto de agotarse.
-*Me da igual lo que tenga planeado Guille, pero sea lo que sea, que me rescaten rápido* -pensó, justo en ese momento, la bomba se vació por completo, intentó respirar la última bocanada de aire profundamente y la retuvo, sin embargo, en unos pocos segundos los pulmones ya le pedían abrirse paso, no les hizo caso, pero el pecho empezó a arderle, no podía, no podía, intentó con desesperación aguantar un poco más, pero notaba que perdía el conocimiento... 
Entonces algo le obligó a abrir la boca


Y esto es todo por hoy, a lo mejor os ha resultado un poco apresurado al principio, pero... ya sabéis el problemita que hay y no pienso dejar la historia a medias... ¡La voy a acabar como que me apodo Lina! (se llena de orgullo). Matta neeee!!

sábado, 25 de enero de 2014

Capítulo 55

Después de meses sin escribir, aquí estoy de nuevo. Ni me preguntéis porqué, sólo espero que los que seguís disfrutéis del capítulo.


Tres días antes de su partido contra China los jugadores ya pudieron volver a sus albergues, era extraño, eso sí, pero al menos no habían recibido daño de ningún tipo.
-¿Y sabéis que haréis esta tarde? -preguntó la entrenadora con una irónica sonrisa.
-Mmm... ¿ver la televisión? -respondió Julie.
-No, entrenar.
-¡¡Alaaaaaa!! ¡Pero que acabamos de salir del hospital! -se quejó Guille.
-Te voy a denunciar por explotación infantil. -amenazó Lina.
-Inténtalo. -retó ella.
-Pero entrenadora, ¿no podíamos descansar hoy al menos? -suplicó Handrea.
-Nope.
-¿Por qué?
-Porque me da la gana. Entrenad. -ordenó de mala gana.
-¡Qué nos negamos! -gritó Ellyon.
-¡Sois un equipo de fútbol, vuestro deber es entrenad! -chilló ella. -Deberías aprender un poco de Evans.
-Lo de Evans es una adicción. -replicó Lina. -Y en el colegio me enseñaron que las adicciones no son buenas.
-De acuerdo. -cedió A.J y todos le miraron. -Pero entrenaremos con estas camisetas. -ella enseñó una camiseta que no tenía dorsal, sino que rezaba "Sufrimos maltrato, por favor, adoptenos"
-Me parece bien. -aprobó la capitana. Los demás también asintieron.
-En fin... mientras entrenen. -suspiró. -¡Quiero que os empléis a fondo y ya sabéis por qué!
-Síiiiiiii... -contestaron los demás un poco cansados.
-¡No quiero que nadie se pare en toda la sesión! -siguió ella.
-Qué pesada... -suspiró Akiiro, se notaba que su querida entrenadora estaba preocupada por el torneo aunque los jugadores no dijeron más nada. Se dirigieron a los vestuarios y tras cambiarse se dirigieron al campo, cuando llegaron ella ya estaba allí dando órdenes:
-Empezaremos corriendo alrededor del campo diez minutos para calentar. ¡Empezar!
-Venga, que cuanto antes empecemos antes terminamos. -animó Mime.
-Eso es mentira... -susurró Lina mientras se ponían a correr.
-¿Sabes? He estado pensando en hacer una cosa. -murmuró Guille lo suficientemente alto para que sólo Handrea lo escuchase.
-Cuando tienes planes me das miedo. -comentó ella.
-No va a ser pa' tanto. -contestó sonriendo.
-¿Seguro?
-Bueno, si hacer cita a tres de nuestras jugadoras es para alarmase...
-Según como lo organices... Por cierto, ¿cómo es que sabes tantas parejas?
-Majia. -(está mal escrito a posta).
-¡Vamos, gentuza! -apremió la entrenadora. -¡Parecéis viejas corriendo!
-Es qué si, estáis chochas ya. -comentó Lina.
-¿A quién dices tú chocha? -preguntó Handrea acelerando el paso tras ella.
-¡ANGY AYUDÁME! -chilló la chica.
-No quiero. -contestó la nombrada mientras las otras dos aceleraban la carrera.
-Mala person... Aaaaah!!
-Una menos en el mundo. -comentó Lucy al oír el chillido sin ni siquiera alzar la mirada para ver lo que le había ocurrido.
-Bueno, ¿y quién será la capitana ahora? -preguntó Akiiro.
-Yo doy mi voto a A.J. -dijo Guille.
-¿Eh? ¿Y por qué a mí?
-Preferiría que fuera Angy.
-Ay, gracias.
-No, no, como yo nadie...
-Oye, os amo a todos. -comentó Lina reincorporándose a la pista con la cara hinchada.
-Jo, qué burra eres Handreita. -dijo Guille.
-¡Yo no la he tocado! Ha sido ella quién se ha estampado contra la farola.
-Qué burra eres Linita. -corrigió él.
-Sabes que no me gustan los diminutivos. -contestó ella mirándole de mala gana.
-¡LINITA!
-¡Cállate la boca!
-Linita, Linita, Linita...
-No te voy a perseguir a ti por mucho que me toques las narices.
-Jo, que divertida eres cuando intento chincharte.
-Lo sé.
-¿Tengo que aumentar el número de vueltas? -avisó la entrenadora.
-Lo ideal sería que te apuntaras a correr con nosotros, profe. -dijo Julie.
-No gracias, yo ya estoy muy en forma.
-Pero si tienes unos michelines que para qué... -comentó Lina. Instantáneamente tuvo que acelerar de nuevo el paso para que la mujer no la cogiera.
-Yo creo que a Lina le mola que le peguen. -dijo Guille.
-Calla que tú también pinchas. -le contestó Handrea.
-Pero yo cuento con la protección de Xana.
-¡Ya es suficiente, parad ya! -anunció la entrenadora cuando dio por finalizado su trabajo. Todos se detuvieron con un suspiro de alivio excepto Julie que no se enteró. -Bueno, hoy quiero que entrenéis tiros, ¿de acuerdo? Pues venga.
-¿Pero yo no me tengo que poner en la portería, no? -preguntó la capitana que había sido obligada a crear una técnica de portero.
-No, está vez no es necesario.
-¡Empiezo yo! -exclamó Lucy, cogiendo uno de los balones.
-Pero si eres la portera. -observó Mime.
-Si da igual, tenemos que tirar todos. -todos pasaron durante la primera parte del entrenamiento corriendo hacia el balón y pateándolo, obviamente a algunos se les dio mejor a otros peor y también hubo algunos pelotazos en la cara.
-¡Ahora las técnicas! Los que no sepan ir a regatear en la otra mitad del campo dónde he colocado los conos.
-¡Síiii!
-Definitivamente está muy mandona hoy. -comentó Lucy.
-Yo ya no puedo con mi alma. -se quejó Akiiro. -Espero que Ellyon no se desmaye.
-Eso os pasa por chochas. -dijo Lina. Mientras se acercaba a uno de los balones.
-Tú calla.
-¡El relámpago! -exclamó la capitana chutando el balón, pero la técnica no salió y cayó rondando dentro de la portería sin la potencia que la chica le solía proporcionar.
-¡Lina, me dijiste que ya te salía la técnica! -le regañó la entrenadora.
-Es que la dominaba. -murmuró ella desconcertada, alejándose para dejar paso al siguiente.
-El otro día la dominaba. -apoyó A.J recordando lo que había pasado con el albergue coreano.
-Pues yo no lo veo, será mejor que te apliques más o te dejaré sin comer. -reprochó la entrenadora a Lina.- ¡Guille, tu turno!
-¡Círculo de Chakrams! -soltó él, corriendo tras el balón y dándole una patada, sin embargo, ningún chakram apareció.
-A lo mejor es que estamos muy cansados. -defendió Angy mientras que el chico miraba con el mismo desconcierto que su compañera al balón.
-Pues inténtalo tú, Angy. -respondió esta que empezaba a hacerse evidente que empezaba a perder los estribos.
-De acuerdo. -contestó la jugadora con firmeza, cogió carrerilla hacia el balón y chutó.- ¡Tormenta de hielo! -al igual que los dos anteriores no hubo nada especial en el tiro. Ella se quedó atónita en el sitio, ya no podía ser una coincidencia, los chicos empezaron a mostrarse inseguros.
-¿¡Cómo puede ser esto!? -se preguntó la mujer. -¡Los demás, probad vuestras técnicas! -mandó esta sin perder la esperanza.
Todos realizaron sus técnicas de tiro, regate, portería... y todas acabaron igual: sin funcionar. Incluso, angustiados, probaron varias veces, pero resultaba evidente que tenían un grave problemas.
-¿Creéis que fue obra por lo que paso? -preguntó Mime de pronto. Nadie respondió.
-Bueno, vamos a dar por finalizado el entrenamiento. -dijo la entrenadora rindiéndose al fin. Todos recogieron su bolsa de deporte, en silencio, sin atreverse a intercambiar palabras y sólo Ellyon reparó en Julie:
-¡JULIE! ¡Puedes dejar de correr, ya hemos terminado! -fue entonces cuando la nombrada miró al campo para observar como efectivamente todos se retiraban a los vestuarios.
-¡MALDITOS CABRONES! ¡ME HABÉIS DEJADO CORRER TODA LA HORA Y NO OS HABÉIS MOLESTADO EN AVISARME!
-Tranquilízate. -dijo Akiiro intentando calmarla. Julie se fue de allí sin mirarlos profundamente disgustada.
-En fin...
-Me voy a preguntarles a Inazuma Japón si les pasa lo mismo. -dijo Lina.
-Nosotros vamos contigo. -se apresuró Guille seguido de las demás.
-¿Qué pasa? ¿A dónde van? -preguntó Julie.
-¿Tú no te habías ido? -contestó Angy.
-¿Pero qué pasa? -repitió ella.
-Bueno... -empezó Angy. -En resumidas cuentas: que no podemos hacer las técnicas.
-¿En serio? -dijo ella notablemente preocupada, su compañera fue incapaz de mirarla. Julie cogió uno de los balones que ya habían recogido.
-¡Tornado del Sur! -al igual que las demás su técnica no resultó.
-¿Lo ves? -dijo Angy. -¡No funcionan!
-Y tenemos el partido a la vuelta de la esquina. -susurró su compañera.
Mientras tanto, el resto del equipo se fueron a la otra pista que poseían la gente del otro albergue.
-¡Una vez más, una vez más!
-Pero Mark... ¿no entiendes que no funcionan? -dijo Xavier. -¡No funciona ninguna!
-¿¡Cómo es posible!? -dijo él desesperado.
-¿Vosotros también? -saltó A.J.
-¿Cómo? ¿A vosotros tampoco os funcionan las técnicas? -preguntó Scotty.
-No, las hemos intentado todas... -murmuró Mime.
-Entonces Japón está perdida. -soltó Jack. -No hay nada que hacer sin técnicas, perderemos los partidos... deberíamos rendirnos.
-¿¡Cómo es que quieres rendirte a la primera de cambio!? -chilló Mark agarrándole el cuello de la camiseta. -¡¡Mark!! -exclamó Silvia, eso hizo que el capitán dejara Jack en paz pero no disminuyó su enfado.
-Tenemos que investigar lo que ha pasado. -dijo Celia.
-¿Y no es evidente? -señaló Nathan. -Fue lo que nos ocurrió esa noche.
-Yo... -interrumpió Silvia. -Vi una máquina en el campamento que desprendía una luz morada y gente entrando en las tiendas... yo quería avisaros pero alguien me durmió... -parecía estar a punto de llorar y Celia se apresuro a ayudarla.
-¿Por qué no lo dijiste antes? -preguntó Mark.
-Pensé... pensé que aún estaba soñando. Era demasiado extrañó y cómo no parecía que os hubiera ocurrido nada me callé.
-Es esa maldita organización. -dijo de pronto Lina. -No se lo que quieren pero destrozar el FFI está en sus planes, lo aseguro. -todos notaron un matiz de odio en su voz.
-¿Y qué hacemos entonces? ¡Sólo tenemos tres días hasta el partido! -dijo Lucy.
-Todo lo que podamos hacer en tres días. -susurró Mark. -¡Japón ganará la FFI!


Y hasta aquí todo por... hasta que me dé el siguiente venazo. xD  ¿Qué les pasará a Japón ahora en adelante? Pues no lo sé ni yo porque escribo improvisadamente así qué... ¡Matta neeee!

viernes, 2 de agosto de 2013

Capítulo 54

¡Holas todos! Bueno, hoy he decido hacer un flashback de lo que me salté en el anterior capítulo por pura pereza, así que ya lo tenéis.

-¡Ellyon, ya he encontrado el arroyo del que hablaba Percival! -anuncio el chico con alegría.
-¿En serio? Pensaba que decía unos metros no unos kilómetros... estoy seca de tanto andar...
-Bueno, sí... quizás nos hallamos perdido un poco. -dijo Xavier revolviéndose el pelo con disimulo. Ella no le reprochó nada, la verdad es que había agradecido haberse alejado un poco del grupo.
-¡Eeeeeeeeeeeh! ¡Xavier, Ellyon! ¿Dónde estáis?
-¿¡Akiiro!? -llamó Xavier, la nombrada no tardó en aparecer entre los árboles atraía por la voz del chico.
-¡Ah! Estáis aquí, es que os habíais confundido de camino pero veo que al final llegasteis. -dijo ella.
-Sí, bueno, acabamos de llegar... -comentó Ellyon, luego, se agachó hasta el arroyo y hundió las manos en ellas para después mojarse la cara con ellas.
-Y, bueno... ¿qué tal va el equipo? -pregunto el pelirrojo intentando establecer algún tipo de conversación.
-Bastante bien, hemos conseguido algunas técnicas combinadas y Mark ha ayudado mucho a Lina a conseguir su técnica de portero. -respondió Akiiro.
-¿Ya tiene técnica?
-Sí, pero no las vamos a enseñar hasta nuestro partido contra China. -dijo ella intentando ser misteriosa, él se río y dijo:
-¡Veo que tantas horas de entrenamiento mañanas y tardes están dando sus frutas!
-Ya ves... Es que si no fuera así la entrenadora seguramente pondría cualquier escusa para entrenar también noches... -ambos se rieron.
-*¡Eh!... ¡Qué me marginan!* -pensó Ellyon haciendo pucheros, entonces de dio cuenta de la situación y sigilosamente se fue de allí haciendo la croqueta.
-¡Eh, Ellyon! -llamó Guille cuando apareció en el campamento. -¿Ya te has recuperado?
-¿De qué?
-Nada, déjalo. -respondió rapidamente Akiiro.
-Ellhon, ¿ieree huves? -preguntó Lina con la boca llena.
-¿Él qué? -la chica se tomó su tiempo para tragar antes de repetir la pregunta.
-Qué si quieres nubes.
-¿Aún seguís con eso? -preguntó con una gota en la cabeza.
-Hasta que se acabe el paquete de 3 kilos de nubes que hemos comprado. -respondió A.J con los auriculares puestos aunque a un elevado volumen que permitía identificar rapídamente que estaba escuchando One Shot (de B.A.P).
-Burras...
-¡Estaban de oferta que me cuentas!
-¿Oye, no habéis oído un maullido? -preguntó Akiiro.
-¿Cómo va a haber gatos aquí? -soltó Lina con la cara llega de gotitas.
-*No fastidies que te has traído al gato* -pensó Julie.
-*No podía dejarlo en el albergue solo* -se justificó la chica.
-*¡No leas mi mente!*
-*No la estoy leyendo.*
-*No, te estoy susurrando las cosas.* -respondió la chica con sarcasmo.
-*¿Podemos dejar de empezar la frases con "no"?*
-*¡Si no te hubieras llevado el gato al campamento no estaríamos realizando esta conversación tan subrrealista!*
-...
-¿Chicas? -preguntó Hina llamándolas la atención, ambas habían estado mirándose intercambiando expresiones que los demás se preguntaban a que venía.
-¿Sí? -respondió Julie.
-Nada, nada... -contestó la entrenadora negando con la cabeza.
-¿Lucy? -está vez fue Handrea la que le llamó la atención a la chica que se había alejado el resto y tenía las rodillas pegadas al pecho y las manos en la cabeza.
-¿Qué te pasa? -preguntó Angy preocupada por su compañera.
-Ga... ga-to... -dijo medio temblando.
-¿Ah? ¿Te refieres a Rin? -soltó la capitana.
-*¿No lo ibas a mantener en secreto?* -pensó Julie con una gota en la cabeza.
-¿Rin? ¿Qué Rin? -la chica se fue a su tienda y sacó de allí al gato de color canela que había encontrado unos días antes. Todos se acercaron (o casi todos) a admirarlo y jugar con él mientras que Lucy se alejaba aún más de él.
-Sabes que no puede vivir con nosotros en el albergue. -recordó la entrenadora.
-¿Y cuándo has dicho tú eso? -soltó Lina. -Además, ya lleva tiempo conviviendo en mi habitación.
-¡Pero...! ¿¡HAS TENIDO UNA BOLA DE PELO ESCONDIDO EN TU DORMITORIO!?
-También se puede decir de esa manera...
-Deshazte de él. -ordenó ella.
-NO -dijeron la mayoría, incluido Inazuma Japón.
-Yo voto por tener el gato, es la mascota perfecta para ellos... -dijo Mark. -Bueno, si la pintamos de negro parecería más una pantera.
-¡Espera que voy a por un bote de pintura negra! -soltó Guille pero Akiiro y Julie le pegaron un tortazo. -*Por una vez que intervengo y me hostían.* -pensó él con los llorando teatralmente (T.T).
-¡Yo no quiero! -soltó Lucy.
-Pero, míralo, ¿de verdad eres tan incomprensible cómo para dejarlo ahora mismo en la calle? -dijo Lina corriendo tras ella con el gato en brazos mientras Lucy huía.
-¿LO ESTÁS HACIENDO APOSTA? ¡ALÉJAMELO DE MÍ! -chillaba ella mientras ambas corrían a la vez que los demás las miraban con gotitas en la cabeza.
-¡No te preocupes, te quitaré esa fobia!..
-¡QUÉ NO! ¡QUÉ NO!
-De acuerdo, haremos votaciones para haber si se queda el gato. -dijo A.J, todos asintieron. -¿Quién quiere quedárselo? -casi todos levantaron la mano.
-¿Y QUIÉN A DADO DERECHO A VOTAR A INAZUMA Y LOS DRAGONES? -soltó Hina. La mitad a mala gana bajaron la mano.
-¿Quién en contra? -preguntó A.J, Hina y Lucy fueron las primeras en levantar la mano seguido de dos manitas más. -Sois minoría, nos lo quedamos. -sentenció la chica.
-¡¡BIEEEEEEEN!!
-Vale, vale, pero mientras no ensucie y no esté cerca de Lucy nos lo podemos quedar. Pero ahora a la cama.
-¿Y Akiiro y Xavier? -preguntó Angy.
-Tranquila tengo cámaras por todos los lados. -dijo Guille mientras encendía una televisión que iba a batería. Algunos se acercaron a ver la escena otros miraban con gotitas en la cabeza.
-¡Pero si están volviendo! ¿¡No ha habido love!? -preguntó Handrea decepcionada.
-Pues si no quieren hacerlo delante de las cámaras lo harán en directo. -dijo Guille a la vez que se levantaba.
-Pero iros a acostar pronto, eh. -dijo la entrenadora resentida mientras se metía en su tienda de campaña. No tardaron en aparecer los dos chicos que cuando llegaron notaron las miradas fijas de todos sus compañeros.
-Handrea, hazlo por mí. -susurró Guille.
-No, sabes que ese tipo de cosas sólo las puedes hacer tú. -él asintió y con un periódico enrollado en su mano se dirigió hasta dónde estaban ellos que no comprendían lo que estaba pasando.
De pronto, la chico le dio un periodicazo en la cara a cada uno con toda la fuerza que pudo. -¡TÚ POR COBARDE Y TÚ POR NEGARTE! -entonces cogió sus cabezas y les obligó a besarse mientras los demás aplaudían.
-¡Alé, ya podéis iros a la cama! -gritó una voz dentro de la tienda de campaña, todos empezaron a entrar en las suyas como sin nada hubiera ocurrido, cansados y con sueño mientras algunos discutían sobre quién se quedaría con el gato para dormir esa noche, y cuando creyeron que ya nadie los miraba, Xavier le dio un segundo beso y le dijo que lamentaba no habérselo dicho antes a la cara en vez de ocultarse, pero para ella eso ya no importaba. ¿Podía algo estropear aquel día? ¡Ya nada!
O eso creía....

Jajaja he tardado más en publicarlo de lo que me esperaba. Bueno, Oyasumi a todos!